La Iglesia hizo un llamado a la paz y a la reconciliación