La inclusión, una forma de tratar la enfermedad mental

Por medio de talleres laborales, Proyecto Suma busca derribar los prejuicios sociales hacia los pacientes con trastornos psiquiátricos
María Ayuso
(0)
5 de octubre de 2015  

Son pasadas las 11 y la casona de Güemes 4130 bulle en actividad. Malena, Santiago, Susana y Guillermo, toman mate junto a otros jóvenes y adultos mientras esperan que empiece la terapia de grupo. En un patio interno decorado por un colorido mural, una mujer y un hombre conversan; y otros tantos van y vienen por las escaleras.

En una sala del segundo piso, Lucía recuerda la tarde de principios de 2011 en que, con 17 años, llegó por primera vez al hospital de día de Proyecto Suma. "Acababa de salir de una internación dolorosa y vine llorando. Tenía un diagnóstico de esquizofrenia paranoide y a la chica que me recibió lo primero que le pregunté fue si acá había gente como yo. Su respuesta fue: `en Suma no nos centramos en los diagnósticos, sino en las personas´. Entonces, dejé de llorar", recuerda la joven, que hoy tiene 22. Sentado a su lado, Alberto, de 55, admite que él también se acercó sin saber bien qué esperar. "En 2003 entré en una depresión muy profunda. Durante siete años hice distintos tratamientos y nadie lograba ayudarme. Hasta que en 2010 me comentaron de este lugar", cuenta. "Cuando entré, tuve una sensación que me cuesta explicar. Me dije: acá me van a ayudar".

Proyecto Suma es una organización sin fines de lucro que nació en 2009, por iniciativa de un conjunto de profesionales (como psiquiatras, psicólogos, terapistas ocupacionales, músico-terapeutas y enfermeros). "Nos dábamos cuenta de que la respuesta que teníamos para el sufrimiento mental era la de controlar los síntomas de los pacientes; pero, muchas veces, la inclusión social (a través del arte, el trabajo, el ejercicio, la sociabilización o la música) era algo que les estaba vedado", explica Martín Nemirovsky, psiquiatra y coordinador general de Suma. "Queríamos crear una institución que generara puentes y derribara muros, para que la sociedad pueda aceptar a las personas que tienen padecimientos mentales. Trabajamos para bajar los niveles de prejuicio y estigma". Gustavo Guardo, presidente de la organización, agrega: "Es fundamental derribar el estereotipo que existe vinculado a `la locura´: es muy difícil de revertir, pero es uno de nuestros principales objetivos".

Para los profesionales de Suma, la docencia es fundamental. "Perseguimos generar un modelo, una manera de trabajar que sea sustentable económicamente y replicable en cualquier parte del país. Queremos sembrar una semilla que crezca y se replique en distintos actores", asegura Nemirovsky. La institución se sostiene a través de donaciones de particulares y empresas, y mediante eventos de recaudación. "Becamos a los pacientes que no pueden pagar; aquellos que pueden, lo hacen; y otros vienen a través de su obra social", cuenta Guardo.

Suma recibe a personas con patologías severas, buscando la manera de incluirlas socialmente "a través de lo laboral, del arte, el deporte u otros caminos: es como un traje a medida", sostiene Nemirovsky. La organización cuenta, entre otros dispositivos, con un hospital de día (al que asisten aproximadamente 60 que están atravesando "un momento agudo"); un área de recuperación en la comunidad, de la que participan 70 y en donde el taller de inserción laboral es uno de los ejes centrales ("Tenemos convenios con organismos estatales y empresas privadas que nos facilitan los puestos de trabajo", dice Guardo); una de interconsulta (con unos 250 pacientes); clubes los fines de semana (que evitan el aislamiento); y un "programa de pares", donde se capacita a personas que atravesaron por una problemática de salud mental, lograron recuperarse, y desean acompañar a otras que pasan por situaciones similares. "Los pares forman parte del equipo terapéutico, aportando su experiencia", explica Guardo. Lucía y Alberto integran este grupo.

Así como recuerda el día en que llegó, Lucía tampoco olvida el lunes de 2012 en que le anunciaron que era momento del "alta". Con emoción, cuenta: "Gracias al apoyo de todo el equipo pude terminar el secundario. Eso fue muy importante para salir adelante". Hoy, está estudiando pastelería profesional. "Me hace feliz ser parte del grupo de pares y devolverle a Suma lo que me dio. Lo más importante de esta organización son las personas: desde los profesionales y los compañeros, hasta las recepcionistas. Es gente ayudando a gente, no sólo médicos ayudando a pacientes".

Alberto, cuenta: "El trabajo en equipo de los profesionales, el acompañamiento espontáneo y desinteresado de los compañeros de tratamiento, sumado a mi fuerte deseo de estar bien, permitieron mi recuperación". Luego de tres años en el hospital de día, se convirtió en un "compañero par": "Entre la persona que acompaño y yo, se genera una relación terapéutica mutua. Escuché muchas veces esa frase que dice `cuando ayudas a otro, te ayudas a vos mismo´, pero fue sólo hace un tiempo cuando la empecé a sentir realmente como propia".

El 19 de octubre, se inaugurará la quinta edición de Sumarte, una iniciativa que nació en 2011 a partir del taller de arte de Suma. "Se nos ocurrió hacer una muestra que busca derribar prejuicios", cuenta Guardo. "Presentamos en una exposición la obra de los artistas de Suma y de otros reconocidos, con las firmas tapadas". El objetivo, es que la gente la recorra "guiándose por lo que les gusta y no les gusta, y no por un juicio previo". La inauguración será a las 18 hs en la Colección de Arte Amalia Lacroze De Fortabat, Olga Cossettini 141, Puerto Madero.

Quienes deseen colaborar con Suma como voluntarios (se necesita un profesor para el taller de nuevas tecnologías) y a través de donaciones, llamar al (011) 4831 9946 o escribir a info@proyectosuma.org Más información: www.proyectosuma.org

Para dar

Colchones de una plaza:

La Asociación Cooperadora Del Hospital Neuropsiquiátrico José A. Esteves de Lomas de Zamora, Pcia. de Buenos Aires, tiene como misión promover el óptimo funcionamiento de los servicios que preste el hospital, apoyando su labor. Solicita la donación de colchones de una plaza en buen estado para equipar las casas de su programa PREA cuyo objetivo es lograr la reinserción social de mujeres con problemas de salud mental. Los que deseen colaborar pueden comunicarse con la Sra. Ana al (011) 15-5024-9892; e-mail: cooperadoraesteves@gmail.com

Fulvestran 250 mg. Inyectable:

Renacer Sociedad Civil con sede en Zárate, Pcia. de Buenos Aires, brinda asistencia al pa­ciente oncológico. Solicita la donación de FULVESTRAN 250 mg. inyectable para que Elena María de Zárate continue con su tratamiento. Los interesados en colaborar comunicarse con Cristina al tel.: (03487) 15-630-428, e-mail: mccdec@hotmail.com

Zapatillas:

La Asociación Civil A todo Corazón de Morón, Pcia. de Buenos Aires, tiene como misión ayudar a las personas indigentes, especialmente a niños con problemas de desnutrición. Solicita la donación de zapatillas para los niños y niñas de todas las edades que concurren a a los comedores Trino de Dios y Panza Llena. Las personas que deseen colaborar pueden comunicarse Amanda al (011) 4627-4990 ó (011) 4489-1502, por mail: a_todocorazon@yahoo.com.ar; info@atodocorazon.org.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.