La incógnita de la letra H: ¿por qué existe si no suena?