Por la seguidilla de robos en la Capital. La inspección es insuficiente para evitar la ola de atracos.