La irregularidad, el factor común