La justicia dispuso que los chicos del hogar del padre Grassi queden bajo la tutela del Arzobispado de la ciudad