Buena noticia para los bomberos. La lluvia ayudó a controlar las zonas donde se queman los pastizales