Tras la erupción del volcán. La lluvia y la nieve llevaron alivio al Sur