La misma historieta de siempre

Por Carlos Guarella Especial para lanacion.com
(0)
14 de diciembre de 2009  • 02:47

Hace unos cuantos años, más de diez, tuve el inmenso privilegio de llevar en mi taxi a un grande de la historieta argentina y mundial. Subió en una calle cualquiera y lo trasladé hasta Vuelta de Obligado y F.D.Roosevelt. Cuando me hizo señas para subir, no podía creer que este extraordinario y siempre recordado dibujante de historietas estuviera viajando conmigo.

El pasajero en cuestión era nada menos que Alberto Breccia. Había sido mi profesor, junto con Hugo Pratt. Por supuesto me di a conocer, ya que fui también un fiel seguidor de casi todos sus trabajos.

Fuimos conversando durante el viaje, recordando sus ilustraciones para los distintos personajes. Hablamos sobre Vito Nervio, un detective argentino que, con guiones de Leonardo Wadel, se publicaba en la revista Patoruzito, de la editorial Quinterno.

Crédito: Carlos Guarella

También charlamos sobre Sherlock Time, además de la segunda versión de El Eternauta, y de Perramus, o Un tal Daneri. Cuando llegamos a destino, lógicamente no le cobre el viaje. Entonces, recuerdo este breve diálogo final:

- Dígame, y ahora, además de manejar un taxi, ¿qué hace? -me preguntó-.

- Bueno, -le respondí- hago trabajos de diseño para la industria farmacéutica y continuo dibujando.

- Dibuje, dibuje siempre, hijo, nunca deje de dibujar.

Me dio un sincero y cordial apretón de manos, se bajó y se fue. Evidentemente, fue un día muy especial, volver a ver a mi maestro de historietas y tener vivo hasta el día de hoy su recuerdo.

Días atrás circulaba por la calle Chorroarín, entre Triunvirato y Combatiente de Malvinas, donde las plazoletas del boulevard llevan algunos nombres de personajes de historietas. Fue allí cuando se me ocurrió hacer esta nota para recordar a mi estimado Alberto Breccia, como así también a los personajes creados por muchos dibujantes y guionistas, que desde las páginas de las revistas nos instruyeron y entretuvieron en nuestra juventud. Seguramente los que peinan canas habrán de entender este sincero y sentido homenaje a un género que alguna vez se lo denominó en forma despectiva.

Crédito: Carlos Guarella

Por supuesto que no podré incluir a todos y a cada uno de los personajes de historietas que hemos leído, simplemente citaré a algunos.

De los extranjeros: Tarzán, de Edgar Rice Burroughs, con dibujos de Bob Lubbers; El príncipe valiente, de Harold Foster; Mandrake, el mago , y Fantomas, de Lee Falk. Además nuestros recordados personajes como: Misterix, dibujado primero por Campani y luego por Francisco Solano López; Sargento Kirk, por Hugo Pratt; Patoruzito y Patoruzú, de Dante Quinterno; El gnomo pimentón, de Oscar Blotta; Langostino y su barco Corina, de Eduardo Ferro; Boogie el aceitoso, e Inodoro Pereyra de Roberto Fontanarrosa, entre muchos más.

También, una mención a las revistas que nos dejaron marca en la memoria de quienes comprábamos estas publicaciones y nos devorábamos los textos y dibujos que allí aparecían. Estas fueron: Tit Bits, Cinemisterio, Rayo Rojo, Puño Fuerte, Intervalo, El Tony, Hora Cero, Frontera, Más Allá, Misterix, Fierro, etc.

Un recuerdo y reconocimiento muy especial para la historia más emblemática de la historieta argentina: El Eternauta. Con los guiones de Héctor Germán Oesterheld y los incomparables dibujos de Francisco Solano López primero y de Alberto Breccia después fue una bisagra en la historieta argentina y mundial.

Por eso, propongo desde esta columna que el personaje de esta historieta señera del comic argentino tenga su propia estatua, tal como hoy la tiene Mafalda. En la plazoleta que inicia el boulevard de la calle Chorroarín con avenida Triunvirato, de Villa Ortúzar, sería el sitio ideal para este adeudado homenaje.

Será hasta nuestro próximo encuentro.

Recomendaciones útiles

Amigos lectores: recuerden respetar las normas de tránsito, cuando manejamos un auto, moto o bicicleta, o cuando somos peatones. Debemos cruzar por las sendas peatonales, atender a los semáforos. Es importantísimo utilizar el cinturón de seguridad. No solo nos protege en caso de un choque, también hace que nos cansemos menos al manejar porque al estar atados no acompañamos la inercia del auto en el arranque, las frenadas y en los giros.

Video

* Cada lunes, el taxista Carlos Guarella cuenta una de sus particulares historias para lanacion.com. Hace 15 años que es taxista y remisero. Su profesión original es Dibujante, Ilustrador y Diseñador Gráfico. Además es historietista y estudió con maestros del dibujo como Alberto Breccia y Hugo Pratt. También es Maestro Mayor de Obras. Trabajó muchos años como diseñador para importantes laboratorios medicinales, desarrollando literaturas, folletería y packaging. Integró la Asociación Argentina de Promotores Publicitarios y fue editor y director de la revista "Horas de Radio", un mensuario de 10.000 ejemplares que se vendía en todos los kioscos de Capital y GBA. Fue productor y conductor de varios programas radiales en distintas emisoras y columnista. Sus placeres: manejar automóviles; dibujar, escribir y la hacer radio. Tiene 66 años y el auto que maneja en la actualidad es un Chevrolet Corsa Wagon. Trabaja al volante 12 horas diarias.

Confesiones anteriores

7 de diciembre . Una mujer que logra ver más allá

30 de noviembre . Un publicista que no se privó de nada

23 de noviembre. Un "pequeño pueblo" en el medio de Buenos Aires

16 de noviembre. El viaje más corto de mi vida

9 de noviembre. De nombres extravagantes

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.