La muerte anunciada que debió ser evitada

Investigan por qué nadie apresó al conductor ebrio
Darío Palavecino
(0)
14 de enero de 2012  

MAR DEL PLATA.- "Está mamado, va a matar a alguien", se escucha más de una vez en la grabación. El que pide ayuda al servicio 911, desesperado y a los gritos, es un policía de franco que viaja con su familia rumbo a San Clemente del Tuyú y ve cómo una camioneta zigzaguea por la ruta 11 durante varios kilómetros. Hasta que provoca el vuelco de otro vehículo y la muerte de Carlos Díaz, de 29 años.

"Me levanto y se me aparece la imagen de ese chico, tirado sobre el asfalto", cuenta Susana de Cuevas, que con su esposo, Raimundo, y su yerno, el teniente Daniel Laterza, fueron testigos y registraron en un video el trágico desenlace de algo que, aseguran, debió ser evitado.

El caso data de la mañana del 1° de este mes, pero sólo anteayer trascendió, cuando el matrimonio aportó el video a Canal 8 de Mar del Plata. "Queremos que alguien haga algo porque se habla del Operativo Sol, de seguridad en rutas, pero cuando pedimos ayuda nadie nos escuchó", relató Raimundo a LA NACION.

El ministro de Justicia y Seguridad provincial, Ricardo Casal, dijo a este diario que el servicio 911 respondió al llamado de Laterza con seis despachos para dar intervención a quienes correspondía. "El 911 realizó dos órdenes al destacamento vial de Santa Teresita, dos al de San Clemente y dos al de General Lavalle para que tomaran intervención de acuerdo con la denuncia e interceptaran el rodado", dijo. Y aclaró que en este último caso, el primero de los llamados no fue atendido y el segundo se tomó cuando ya había pasado el accidente. Todo pasó a manos de Asuntos Internos.

Los Cuevas y Laterza viajaban desde Mar del Plata y a la altura de Santa Teresita advirtieron una vieja camioneta Chevrolet S 10 con dos ocupantes y casi fuera de control. "Estaban borrachos y parecían guiarse por las líneas de la ruta y hasta esquivaron puestos policiales", contó Cuevas.

Luego del choque, el conductor de la Chevrolet siguió su rumbo errante hasta que fue detenido por un patrullero. Se comprobó que tenía 1,72 g del alcohol en sangre, es decir, tres veces más que lo permitido. El conductor, según fuentes judiciales, se llama Juan Choque Tito. Estuvo detenido pocos días y recuperó la libertad; fue procesado por homicidio culposo por la justicia de Dolores.

EL ACUSADO

Se trata de Juan Carlos Choque Tito, de nacionalidad boliviana, que se comprobó que tenía tres veces más alcohol en sangre que lo permitido.

VUELCO Y MUERTE

El andar vacilante de la camioneta que manejaba un ebrio causó que el auto Fiat Palio chocara primero con una camioneta Chevrolet Meriva y luego volcara. En esa ocasión (foto)salió despedido del primer vehículo el joven Carlos Díaz, de 29 años, que murió en el acto.

Con la colaboración de Valeria Musse.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.