La NASA recupera el contacto con una sonda perdida durante casi dos años