Opinión. La necesidad de un Estado que diseñe políticas equitativas