La niña 12 de años conectada a un hígado artificial entró en coma