Opinión. La opción entre partir o morir