La pirámide, todavía un misterio