La pobreza se enquista en la ciudad