La polémica llegó hasta Facebook