La policía bonaerense refutó los dichos de Solá

Fuerte malestar en la cúpula de la fuerza
(0)
4 de mayo de 2003  

La mayoría de los comisarios y subcomisarios de la provincia de Buenos Aires recibió como un balde de agua fría las declaraciones del gobernador Felipe Solá, que anteayer dijo que a aquellos policías que argumentan la falta de elementos para combatir el delito "les falta convicción" y habría que "erradicarlos".

Un intenso malestar provocaron esos cuestionamientos, expresados en un acto del que participó la mayor parte de la cúpula de la fuerza de seguridad provincial. Tras concretar la entrega de 150 patrulleros nuevos, el gobernador dijo a LA NACION que si un comisario se queda quieto en su escritorio ante un hecho grave "no es un policía, es un burócrata", al que considera que hay que "erradicar".

Ayer, LA NACION consultó a autoridades de seccionales policiales de todas las jefaturas departamentales bonaerenses, en las que se registró un fuerte rechazo a los dichos del gobernador. Tras solicitar que sus identidades fueran resguardadas, comisarios y subcomisarios opinaron con soltura.

Varios se sumaron al desafío expresado por un comisario platense que lleva 22 años en la fuerza: "Antes de hablar, el gobernador debería pasar una semanita en la comisaría. De esta manera, podría saber con más exactitud en qué consiste el combate contra el delito". Y agregó: "Me parece que los que se quedan detrás de un escritorio ante hechos graves son ellos, los gobernantes. Si no, cómo explican la cantidad de policías muertos".

Un subcomisario de La Matanza -el distrito bonaerense de mayor densidad poblacional y con graves problemas de inseguridad- expresó: "Hubiese estado bien que el gobernador dijera cuáles son los policías que ponen excusas. Porque aquí falta de todo, pero no es un impedimento. Más de una vez, ponemos plata de nuestro bolsillo para el combustible o para reparar los móviles, y habitualmente no la recuperamos. Esto debería saberlo", dijo.

"Responder a los vecinos"

En Lomas de Zamora, jurisdicción donde en las últimas dos semanas mataron a cuatro policías, un comisario se expresó sin rodeos: "Cuando escuché lo de Solá me enfurecí. Sobre todo, porque cada tanto dice que respalda a la policía, ¿de qué respaldo habla? Ahora, más calmado, lo que puedo decir es que debemos preocuparnos sólo por las críticas de los vecinos, a quienes debemos responder y que mejor conocen nuestra realidad".

En el interior bonaerense, los comisarios también protestaron. El responsable de una seccional de la Jefatura Departamental de Junín dijo: "No fue oportuno el comentario de Solá. El delito y la crisis económica afectan a todos. Por lo tanto, debemos trabajar en conjunto y sin provocar resquemores".

En la zona norte del Gran Buenos Aires -donde la cantidad de secuestros ocurridos en los últimos días enfrentó a Solá con algunos representantes de la Justicia- se oyó decir: "El que pone excusas es él (por Solá), porque no puede responder a las demandas de los habitantes", opinó el responsable de una comisaría situada en la jurisdicción de San Isidro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.