El Escenario. La prudencia y la duda, las defensas más sólidas