La Revista, con un agasajo diferente