La Rioja: suspenden a 12 policías tras denuncias de torturas

(0)
25 de febrero de 2004  • 11:35

LA RIOJA.-Doce policías de la comisaría tercera de La Rioja, ninguno de ellos con cargos jerárquicos, fueron suspendidos y se les inició un sumario a raíz de las torturas que denunció haber recibido un joven cuando estaba detenido en esa dependencia, se informó oficialmente.

Además, peritos policiales establecieron que tanto Diego Díaz como su amigo, con quien estuvo detenido en la comisaría tercera, presentaban golpes en distintas partes del cuerpo.

Por otra parte, el estudiante de ingeniería Marcos Morales denunció hoy haber sido brutalmente golpeado por policías y detenido sin causa el domingo último, cuando participaba del carnaval provincial.

La enorme repercusión pública que tuvo el relato de Díaz sobre lo vivido cuando estuvo detenido derivó anoche en el anuncio de las suspensiones que formuló en conferencia de prensa el secretario de gobierno y Seguridad Alberto Paredes Urquiza.

"El área de Asuntos Internos (de la Policía provincial) intervino de oficio en el sumario, el que se labra actualmente, lo que será puesto a disposición de la Justicia del crimen para el caso de que se tratara de un hecho delictivo", sostuvo el funcionario.

Y agregó: "El personal policial sospechoso está sometido a sumario administrativo, por lo que no puede continuar en funciones".

La sanción, precisó, "incluye al tercio de guardia, a excepción de los comisarios jefes. Si de la investigación se determina que hay responsabilidad a nivel de dirección de la comisaría se tomará las medidas".

"Como gobierno no vamos a permitir, ni tolerar, que las fuerzas del orden realicen acciones en contra de las garantías y derechos individuales, y llegaremos hasta las últimas consecuencias", sostuvo.

Reconoció además que los médicos policiales revisaron a "dos personas que estaban detenidas" y se constató que los jóvenes "tienen golpes y traumatismos, resta averiguar cómo y quién los ha propiciado".

Grave denuncia

Díaz, junto a un compañero, se escapó de la comisaría tercera y luego pidió ayuda en un centro de rehabilitación de drogadependientes, donde relató a un diario provincial las torturas que habría recibido cuando estuvo detenido, tras lo cual se presentó nuevamente ante la Justicia para responder por robos menores que se le imputan.

El joven aseguró que fue golpeado brutalmente, que lo ahogaron colocándole una bolsa de nylon en la cabeza (un método de tortura conocido como "submarino seco") y que le gatillaron un arma en la cabeza.

Fuente: DyN

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.