La seguridad, de marcha a marcha