La serenidad de Sarah, duquesa de York