El asesinato del empresario Ricardo Gangeme. La única pista firme está en el mundo de la noche y la droga