La venta de sándwiches marcha sobre rieles