Punto de vista. La verdadera pelea es contra la desidia