Las estadísticas, otro eje polémico