Las irregularidades siempre estuvieron a un clic, en la Web