Las orquídeas, de fiesta