Legrand ofreció una recompensa por sus alhajas