Llegó al hospital con un aborto en curso y los médicos la denunciaron

La joven había ido a la guardia del Fernández; una doctora llamó a la policía porque sospechó que la interrupción del embarazo fue autoprovocada; la paciente estuvo presa en una comisaría
(0)
11 de noviembre de 2013  • 20:30

Una joven de 28 años fue a la guardia del Hospital Fernández con un aborto en curso. Luego de que los médicos comprobaran que el feto estaba muerto, una de las doctoras, que sospechaba que la interrupción del embarazo había sido provocada por la paciente, la denunció a la policía. Al día siguiente, mientras aún seguía con pérdidas, la mujer fue trasladada a una comisaría, donde permaneció durante 10 horas.

"El hecho ocurrió hace unos meses. La mujer, que estaba embarazada, se presentó a la guardia porque se sentía mal. Cuando comprobaron que el feto no tenía latidos, le indujeron el parto. Los médicos presumieron que la joven había cometido una maniobra abortiva. Al día siguiente, una de las doctoras la denunció a la policía", detalló en diálogo con LA NACION Raquel Asensio, Coordinadora de la Comisión de Género de la Defensoría General de La Nación.

"No habían pasado ni 24 horas de su intervención médica cuando la joven fue trasladada a una comisaría. Todavía tenía pérdidas y estuvo detenida durante 10 horas en muy malas condiciones", dijo Asensio.

"Al hacer esta denuncia, la médica violó innumerables derechos de la paciente, entre ellos el derecho a la vida y a la intimidad. Además, también violó el secreto profesional"

La mujer también denunció que en el mismo hospital sufrió maltratos. "Contó que, mientras estaba internada, escuchaba que los médicos evaluaban darle una dosis menor de medicamentos ‘para que sienta lo que hizo’", contó Asensio.

"Finalmente, la joven fue sobreseída, porque la justicia entendió que la denuncia realizada por la médica había sido ilegal", añadió la coordinadora de género de la Defensoría.

La titular de la Defensoría, Stella Maris Martínez, manifestó su preocupación por estos hechos ante la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema. "Al hacer esta denuncia, la médica violó innumerables derechos de la paciente, entre ellos el derecho a la vida y a la intimidad. Además, también violó el secreto profesional", explicó Asensio.

En el caso intervino el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 13.

Consultado por LA NACION sobre este hecho, desde el Ministerio de Salud de la ciudad respondieron: "El Ministerio de salud recordará a los efectores y médicos del sistema de salud los principios contenidos en los fallos Natividad Frías y Baldivieso en relación a posibles conductas punibles de las que hubieran tomado conocimiento en el marco del secreto que rige su práctica profesional, principios que deben respetarse conforme al criterio de este Ministerio".

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.