Por la ciudad. Lo que el fuego le dejó a Ibarra