Lombardo, enojado por la denuncia