Londres amaneció conmocionada por la trágica noticia