Londres: una millonaria pintó su casa a rayas para vengarse de sus vecinos