Los alumnos admiten que el examen no era difícil