Los argentinos, entre los más virtuales de la región