Los argentinos se perciben con más sobrepeso que en otros países

El 51% de los consultados en una encuesta realizada en todos los países de América dijo que se siente por arriba de su peso ideal; polémica por una campaña publicitaria
Denise Rabin
(0)
13 de noviembre de 2014  

Los argentinos tienen distintos métodos para evaluar su cuerpo: la balanza, el espejo, la papada, el traje del último casamiento o los comentarios de la familia o amigos. Pero lo cierto es que, según la encuesta "Percepción y ealidad, un estudio sobre obesidad en América", el 51 por ciento declaró que se siente por arriba de su peso ideal.

Esta encuesta, efectuada por WIN, una organización especializada en investigación social y política a nivel internacional, y Voices! Research and Consultancy, concluyó que los argentinos poseen el nivel de percepción de obesidad más alto a nivel regional, e incluso superan en este espejo imaginario lo que piensan en otros países, como Estados Unidos y México, donde las mediciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinaron que el problema del sobrepeso es más grave.

En nuestro país existe una alta autopercepción de lo que significa buena salud: un 79% contra un 74% América latina y un 61% en América del Norte. Y si bien 91% de los entrevistados argentinos que declararon estar en su peso ideal consideró tener buena salud, el 72% de los que, en cambio, creen que se encuentran por encima no admite que podría ser un problema para su salud. O sea que no hay un alto reconocimiento sobre los riesgos del sobrepeso, ni tampoco una conciencia ligada a superarlo. "Existen fuertes barreras a la acción, ya que solamente un 39% de los que mencionan tener sobrepeso realizan actividad física con regularidad y un 22% sigue una dieta", comentó Constanza Cilley, Directora Ejecutiva de Voices!

Viviana Baranchuk, directora médica de la Fundación DAAT, especializada en el tratamiento de la obesidad y la diabetes, explicó a LA NACION que "hacer dieta significa tener tiempo y estímulo para el cuidado del cuerpo, además de que eso genera un alto nivel de estrés a causa del gran esfuerzo que tiene que hacer la persona para cambiar su estilo de alimentación, que a la vez implica un cambio de vida y que no se hace de un día para el otro, sino que lleva tiempo".

Modelos difíciles de seguir

Precisamente, mientras distintas empresas ligadas a la industria de la moda emplean un estereotipo corporal poco acorde con la realidad de la mayoría de las mujeres, distintas organizaciones utilizan las redes sociales para decirles no. Uno de los últimos casos fue el polémico eslogan "Un cuerpo perfecto", de la marca de lencería Victoria's Secret, que debió retirarlo de su campaña luego de una petición del sitio Change.org y la viralización del hashtag #iamperfect, donde usuarios de todo el mundo hicieron oír su disconformidad, acompañado de imágenes y fotografías relacionados con la mujer más normal y también perfecta.

Este tipo de campañas "va en contra de la mujer porque genera una actitud negativa y comparativa que puede a llevar a desmotivarla para su cuidado, ya que el ideal de la figura perfecta nunca se logra", advierte Baranchuk. Conscientes de los problemas que genera el sobrepeso, tres cuartas partes de los entrevistados se mostraron predispuestos a mejorar sus hábitos alimentarios. De este grupo, uno de cada diez piensa que es necesario cambiar radicalmente su forma de alimentarse y seis de cada diez cambiarían solamente algunas costumbres. ¿Dónde es más popular la predisposición al cambio? Entre las mujeres (76% contra el 71% de hombres) y entre las personas de 30 a 39 años, un 82 por ciento. Según Baranchuk, "hay una educación alimentaria desde la niñez no saludable y hay mucha exposición a comidas rápidas que son más económicas y más accesibles a toda la población que la que sí es saludable y que en general es más cara".

Según el relevamiento, aunque tan sólo el 4% de los argentinos son vegetarianos, un 81% tienen una buena opinión sobre este estilo alimentario. También surge que existe una buena predisposición hacia las ofertas gastronómicas más saludables, como lo orgánico, macrobiótico y raw food (comida sin cocinar), entre las tendencias naturales. Incluso, el 46% de los entrevistados dijo que es más probable que compre un producto si en la etiqueta consta que es más sano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?