Los casamientos por Iglesia disminuyeron un 15,5% entre 2000 y 2012