Los chicos las eligen, aún a costa de su intimidad