Los cíber se reinventan para subsistir