Los colegios privados temen perder autonomía