Los cruceros aliviaron el verano del fin del mundo