Los dueños de la productora, cada vez más complicados en la Justicia