Los festejos del Bicentenario provocan más roces entre el Gobierno y la ciudad