La clásica ciudad balnearia fue sede de un original test-drive que recorrió sus lugares más famosos.
(0)
9 de noviembre de 2016  • 13:28

Citroen

01:15
Video

La Argentina es, sin dudas, un país con grandes encantos turísticos. En sus poco menos de tres millones de kilómetros cuadrados, hay destinos para todos los gustos: la populosa y moderna Buenos Aires, apacibles pueblitos que parecen detenidos en el tiempo, la Cordillera de los Andes, las Cataratas del Iguazú y el Glaciar Perito Moreno, entre otros. Pero la ciudad turística local más conocida está en realidad en la Costa Atlántica y se llama Mar del Plata. Tan pionera en el desarrollo turístico nacional como vigente, "La Feliz" es sinónimo de vacaciones y diversión.

Por su relevancia y ese perfil tan familiar que tiene, Mar del Plata fue elegida por Citroën para la presentación del C-Elysée, el polifacético sedan compacto con el que la marca aspira a conquistar un diez por ciento del mercado de un segmento en el que, hasta este lanzamiento, no estaba involucrado. Lo hizo a través de un entretenido test-drive que incluyó un recorrido por los lugares más emblemáticos de la localidad balnearia.

Si hay un lugar placentero para manejar en Mar del Plata es la Rambla. Y allí es justamente donde comenzó el recorrido propuesto por Citroën. Desde Playa Grande, más de 30 autos partieron hacia el centro de la ciudad, en un itinerario que incluyó una vista panorámica de toda la costa, el distinguido Torreón del Monje y el casino del Hotel Provincial. El moderno y didáctico Museo del Mar, ubicado en la famosa loma de la Avenida Colón, también estuvo entre los puntos visitados, con sus diferentes niveles y una increíble muestra de 30 mil caracoles recolectados por todo el mundo. El segundo y último día la caravana fue hacia el sur, más precisamente hacia la ruta que une a Mar del Plata con Miramar, por lo que fue la ocasión ideal para circular por el puerto, Punta Mogotes y la zona del faro.

Robusto, confiable y ganador

El C-Elysée se destaca por cuatro pilares que quedaron más que comprobados en el test-drive marplatense. Por un lado, se trata de un sedan con estilo, a partir de una silueta robusta, moderna y agresiva. "Es un auto que nació sedan y no un sedan derivado de un bicuerpo", explicó Thomas Burguete, gerente de marketing estratégico de la compañía. El segundo punto alto del auto está en el gran espacio interior, propio de vehículos de gamas más altas, y en la robustez que brinda la calidad de los materiales utilizados. El baúl, por su parte, es amplísimo e ideal para viajes familiares. Completan las fortalezas del C-Elysée el confort del andar y de las butacas y el equipamiento de seguridad.

Producido en el Centro de Vigo (España) y luego de una exitosa e inédita preventa online, el modelo ya está en todos los concesionarios oficiales a un precio más que competitivo para el segmento: 315 mil pesos. Se trata de la gran apuesta de Citroën para consolidar el crecimiento que experimentó la marca en el último año, cuando vio incrementar sus ventas en el país en un 25 por ciento al tiempo que el mercado automotriz lo hacía en un 8 por ciento.

Según anunciaron los directivos de la marca, el objetivo del C-Elysée es alcanzar las 4500 unidades vendidas en lo que resta de este año y todo 2017, una meta bastante posible teniendo en cuenta que se trata del auto con el que el piloto cordobés José María López conquistó los tres títulos consecutivos del Campeonato Mundial de Turismo (WTCC), en una performance histórica tanto para él como para Citroën. De hecho, la campaña publicitaria hará eje justamente en esos logros: "Probado en las pistas para manejar en el mundo real".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.