Los investigadores sospechan que pudo existir un entregador

Hasta anoche no se había concretado la segunda llamada de los secuestradores Tampoco hubo, hasta el momento prueba de vida Sobre el supeusto entregador, los detectives apuntan a las nuevas amistades que conoció la joven
Gustavo Carabajal
(0)
3 de mayo de 2003  

Los investigadores policiales y judiciales sospechan que actuó un entregador en el secuestro de Florencia, la hija menor del empresario Franco Macri.

Según informaron fuentes judiciales, a pesar de la resistencia a que interviniera la policía, los detectives ya comenzaron a establecer cuáles son las nuevas amistades que Florencia conoció en los últimos meses.

Tanto para la Justicia como para la policía, que intervienen de oficio en el caso porque hasta anoche la familia Macri no había radicado la denuncia, no quedan dudas de que el secuestro de la hija menor del presidente de Socma no se trató de un hecho casual.

Las fuentes confirmaron que la joven fue secuestrada el miércoles último en el barrio porteño de San Telmo a tres cuadras de la facultad en la que estudia cine. Hasta el momento los captores hicieron una sola llamada telefónica a la familia, en la que pidieron un millón y medio de dólares para liberarla sana y salva.

"Los secuestradores la buscaban a ella. No tenemos dudas. Contaban con buena información de inteligencia. Sabían todos sus movimientos y estaban al tanto de que a la chica no le gustaba mucho andar con custodios. Así que eligieron el lugar para raptarla y fueron prolijos", explicó a LA NACION uno de los investigadores.

No obstante, los detectives no pudieron establecer hasta el momento si la banda que mantiene cautiva a Florencia compró el secuestro "llave en mano".

Así se conoce en el mundo del hampa a los hechos en los que el entregador vende los datos para que se concrete un delito, ya sea un asalto o, como en este caso, un secuestro, a cambio de una suma determinada, y se desliga del botín que la banda original obtenga de ese delito.

"Existe otra posibilidad: que el conocido de la chica que la entregó a los secuestradores pudiera ser un integrante de la banda y no alguien que vendió el dato, con lo que aumentaría el riesgo para la joven", explicó uno de los investigadores.

Hasta anoche la familia Macri no había recibido la segunda llamada telefónica de los secuestradores, en la que supuestamente debían entregar la prueba de vida.

Allegados al titular de Socma señalaron que solamente él es el encargado de llevar adelante las negociaciones con los delincuentes y que estaba muy abatido, al igual que su hijo Mauricio y el resto de la familia.

Tanto Franco como Mauricio Macri suspendieron todas las actividades que tenían previstas durante los últimos días. En el caso del presidente de Boca Juniors y candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad por el partido Compromiso para el Cambio, no concurrió a la sede de su comité de campaña ni a la reunión de la junta directiva del club xeneize.

Con respecto al automóvil de Florencia Macri, fuentes policiales señalaron que se trata de un Peugeot 206, no un Fiat, como se informó en principio, y fue hallado en la esquina de Acha y Alzaga, en Villa Tesei, en la zona oeste del conurbano.

Los informantes señalaron que un vecino se comunicó con la comisaría y avisó que había un rodado abandonado y que le llamó la atención que un automóvil de ese tipo no tuviera puestos los seguros en las puertas.

Ayer, los peritos de la policía bonaerense levantaron huellas en el vehículo, donde encontraron la cédula verde a nombre de la empresa Socma y elementos circenses que Florencia utilizaba en las clases de circo y acrobacia que tomaba.

Además, fuentes de la investigación confirmaron que el automóvil tenía un sistema de localización satelital y que la empresa sabía dónde estaba el vehículo, pero el hecho de ir a buscarlo hasta allí implicaba la obligación de radicar una denuncia policial. Esto podría haber provocado que el secuestro de Florencia trascendiera antes por los medios de comunicación, una situación que la familia Macri quería evitar a toda costa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.