Los jacarandás tiñen Buenos Aires

Sus flores violáceas les dan un colorido particular a las calles; muchos caminantes se detienen a ver el paisaje
Cecilia Millones
(0)
17 de noviembre de 2011  

También estimulan a los románticos
También estimulan a los románticos Crédito: Mariana Araujo

En medio de la agitada rutina de vehículos que imponen a diario el ritmo de las calles porteñas, Stella y Luis, dos visitantes de Bahía Blanca, disfrutan desde sus cómodas reposeras, bajo el sol, en uno de los parques que rodean la avenida Figueroa Alcorta. "Está linda Buenos Aires", afirman, mientras descubren el nuevo color que invade a la ciudad: son los 10.975 jacarandás que, con su florecimiento, embellecen parques, calles y avenidas, y pintan a la ciudad de un color diferente.

Así como Stella y Luis, son muchos los porteños que se detienen a contemplar la belleza que otorga esta especie originaria de la selva tucumana-oranense, que se instaló en la zona metropolitana a comienzos del siglo XX, cuando se dio inicio a la inclusión de especies nativas a partir de los trabajos del urbanista y paisajista francés Carlos Thays.

"Si bien este árbol está corrido de su zona natural, tiene un buen comportamiento en Buenos Aires por su adaptación al clima", explicó Gabriela Benito, ingeniera agrónoma del Jardín Botánico e integrante del Departamento de Ingeniería Agrícola y Uso de la Tierra de la Facultad de Agronomía de la UBA. "Cuando florece el jacarandá en la ciudad, la espectacularidad de la copa es mayor porque toda ella es flor, y estalla en ese color lila; tiene una segunda floración a mediados de febrero, pero no es tan vistosa porque el árbol estará lleno de hojas."

Para Gabriel Luna, un mensajero de 32 años que recorre a diario la zona metropolitana con su moto, este nuevo color le da otro tinte a su jornada laboral. "Ver tantas flores te levanta el ánimo; te dan ganas de hacer más cosas y te ayuda a encarar mejor el laburo", contó a LA NACION. Sin embargo, para Darío Rodríguez, encargado de un edificio de la avenida Coronel Díaz al 2300, esta época del año implica un poco más de trabajo. "Con el viento las flores entran al edificio y no podés tener la puerta abierta; las llego a encontrar hasta en el segundo piso", indicó.

La mayor concentración de jacarandás se da en los barrios de Palermo, Caballito y Flores, aunque se los puede encontrar en numerosos puntos de la ciudad.

Si bien esta especie perdió en 1942 frente al ceibo en la selección de la flor nacional, el jacarandá ha sido recientemente elegido por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la ciudad para el perímetro de plazas, ya que el ceibo, por la irregularidad de su tronco y ramificación, no resulta aconsejable para arbolado de veredas. "Vamos a plantar el jacarandá en el perímetro de plazas y en varios barrios de la ciudad", precisó el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli. Y agregó: "Su colorido le da un marco espectacular a Buenos Aires, sobre todo ahora que es cuando florece".

En Av. del Libertador son parte del paisaje
En Av. del Libertador son parte del paisaje Crédito: Mariana Araujo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.