Aplican en el país las ideas del banquero Yunus. Los más pobres también pueden acceder a créditos