Facturan más de 4 millones con la venta de discos, libros y ropa. Los outlets, un hábito que impuso la crisis